Liu Fenghe es un trabajador de la construcción chino que hace unos días volvió a nacer… Estando en su trabajo hablando con un compañero, una barra de metal de 45 cm. de larga, cayó al vacío desde el piso 25, con tal mala suerte, que le cayó en la cabeza, quedando incrustada en su cráneo 20 cm.

Una barra le atraviesa la cabeza...

Zhang, el amigo con el que hablaba declaró: “todo pasó muy rápido, antes de que me diera cuenta él ya estaba en el suelo en un charco de sangre“.

Liu fue trasladado de urgencia al hospital de Shanghe (provincia de Shandong, China), donde los médicos consiguieron extraerle la barra en una delicadísima cirugía de emergencia… Actualmente, el trabajador está fuera de peligro…