,

LIKE LOL HOT

Vaya primo

Cuanto más primo, más te la arrimo

Cuanto más primo, más te la arrimo. Y qué verdad que es… que al final todo queda en familia. Recuerdo que tenía unos 14 añitos. Una bomba de hormonas alteradas que podía estallar en cualquier momento; todavía virgen y con unas ganas de desahogo que ni te cuento. Ya me masturbaba bastante bien y a menudo en aquel entonces, (bueno… a menudo no… a diario); y aunque no tenia vibrador, cualquier cosita me bastaba para proporcionarme el placer que necesitaba y sustituir a una buena polla. Cuantas veces me masturbé en la cabecera de la cama de casa de mi tía. Tenía unos adornos en forma de bolitas, en los que me podía dar unos restregones tremendos. Siempre los tenía bien lubricados y relucientes; y más que los dejaba yo después de una buena corridita. Y allí fue, en casa de mi tía, con mi primo, donde probé mi primera polla; con el morbo añadido de pensar en lo que nos podría pasar si nos pillaban.

Siempre procuraba llevar faldita, sin braguitas, para no perder tiempo. Mi primo, siempre en chandal para no tener que estar con la cremallera arriba y abajo… Que tardes aquellas, con la excusa de las clases de francés (y vaya francés…) y los deberes del instituto.
Comenzábamos sentaditos en el sofá, con los libros abiertos sobre la mesita del café. El me metía siempre mano por debajo de la faldita y no tardaba ni dos segundos en empalmarse. Los mismos segundos que tardaba yo en cogérsela por encima del chándal y apretarla con mis manos, mientras él me bajaba los tirantes y me pasaba la lengua por los pezones. Todo esto sin dejar de mirar la puerta del comedor, porque en cualquier momento aparecería mi tía con la merienda. El tenía 18 años. No había estado con ninguna chica, aunque se las daba conmigo de haberse follado a casi todas las del barrio; pero su dedito sabía bien donde tenía que tocar.

Cuando mi tía ya había traído la merienda, me sentaba encima de sus rodillas, metiéndome directamente su polla, ya demasiado dura y me frotaba sus huevecillos por mi chochito completamente mojado; restregándonos una y otra vez como si fuésemos dos gatos en celo. Al mismo tiempo, él me pasaba los brazos por delante y con los deditos, me masajeaba el clítoris, me apretaba los muslos y me empujaba hacia arriba mientras yo empujaba hacia abajo, hasta corrernos… casi siempre enseguida.

Nos quedábamos unos segundos quietos, yo encima de él acostada de espaldas, mientras me acariciaba las piernas y la barriga, notando como chorreaban nuestros sexos, bien apretaditos, con mi coñito abierto y su pantalón de chándal completamente mojado como si se hubiera hecho pis.

Otras veces nos sentábamos en la mesa de camilla. Entonces me metía debajo, tapada por el mantel que ocultaba toda la mesa y le chupaba la poya hasta que se corría en mi boca. No había que esperar a que mi tía nos trajera la merienda. Entonces, se había caído un boli, una goma, o andaba buscando un papel que se me había caído. Pobre tía.

Creo que voy a tener que darle un toquecito por teléfono a mi primo. Hace ya unos añitos que no nos vemos. Desde que se casó. No salió el tema el día de la boda. No volvimos a hablar de aquello nunca más… pero vete a saber si lo mismo hasta cae un trío recordando viejos tiempos… la verdad es que su mujer está muy buena… habrá que ponerse en acción; así… que ya os contaré… mmmmm!!!

Vótame!

2 points
Upvote Downvote

Total votes: 14

Upvotes: 8

Upvotes percentage: 57.142857%

Downvotes: 6

Downvotes percentage: 42.857143%

Escrito por Zazel Paradise

Madurita cachonda, Actriz Porno y WebCamer. Premio NINFA Primera Línea 2013 a Mejor Web Personal y Erotic Cam Award a Best Solo Site. Nominada cuatro años consecutivos como Mejor Webcamer en los Premios NINFA Primera Línea 2013, 1014, 2015 y 2016 y como Mejor Actriz MILF en 2016. Colaboradora en Shibari Productions.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.