No hay nada mejor que después de un duro día de trabajo al llegar a casa te encuentres a tu hermosa mujer con todo lleno de velas, la chimenea encendida y ella en lencería esperándote para darte una noche de placer inigualable. ¿Quién dice que ya no quedan románticos?