Un cigarrito… humo… lencería negra… gorrito chick… y sobre todo… Stoya y la fotógrafa Christine Kessler… y ya tenemos todos los ingredientes para una sesión de fotos altamente fetichista y muy… muy sugerente.