Sesión retro y muy fetichista de la fotógrafa Christine Kessler, con la modelo Paige Richards para Nena Blue.