Slater es un simpático chaval que llevaba tiempo y más tiempo diciéndonos que flipaba con el cuerpo y las tetas de Raquel Adán. Quería conocerla y nos suplicaba una escena con ella. Pero ya le explicamos que, sinceramente, no estaba a la altura de tratar con ella. Reconozcámoslo, mucha pechuga para tan poco arroz, aún así quisimos que el encuentro se llevase a cabo a ver lo que surgía. Nos apetecía ver como un chico cumplía el sueño de estar al lado de una tía con la que se había reventado la polla a pajas. Llenamos la habitación de cámaras para que no se diera cuenta de cual era la que tenía encendida y le dejamos a solas con su Diosa con la excusa de ir a comprar unos bocadillos. Raquel nos sorprendió a todos directa y atendiendo a un fan como se debe. Qué pasada de vídeo!

Descárgate el Vídeo Completo en HD…