En un cálido día de verano se encontraron Apolonia y Gia paseando por un pueblecito de la costa catalana después de mucho tiempo sin verse, lo que dio pie a una llamada para quedar para ir de compras juntas y poder finalmente cumplir la fantasía lésbica que tenían ambas. Follarse la una a la otra.