Pajilleros del mundo, estáis de enhorabuena… Se acabaron los absurdos clichés indemostrables de: “que te vas a quedar ciego”, “que te van a salir granos”, o “que se te va a caer a cachos…”, porque el científico australiano Grahan Giles, ha descubierto que la masturbación frecuente (más de 5 eyaculaciones semanales), ayuda a prevenir el cáncer de próstata (patología que se cobra al año medio millón de vidas en el mundo). Asi que ya sabéis: !a cascársela!.

Para su estudio el científico eligió una muestra de 1.079 pacientes con cáncer de próstata y 1.259 personas sanas, y observó que aquellos sujetos que habían eyaculado más de cinco veces por semana, tenían un tercio de posibilidades de desarrollar una variante agresiva de cáncer de próstata (por lo visto, la expulsión de esperma puede eliminar sustancias carcinógenas acumulables en el glande).