A partir del 17 de Octubre se comercializará en Estados Unidos la Fiblanserina, bajo el nombre comercial de Addyi (Viagra Femenina) después de varios meses de debate, aprobada por la FDA (Agencia del Medicamento de Estados Unidos)

La directora de la asociación de consumidores (National Consumers League), Sally Greenberg, afirmó que la decisión de la FDA es “el mayor avance en la salud sexual de la mujer desde la píldora anticonceptiva“. Este medicamento está pensado para ser administrado diariamente a mujeres premenopáusicas que sufran un desorden de anorexia sexual, es decir, la pérdida repentina de cualquier deseo de practicar sexo.

Este “Viagra femenino” modifica tres sustancias químicas claves para el cerebro, aumentando la dopamina y la norepinefrina y disminuyendo la serotonina, lo que hace incrementar la libido en las mujeres y su deseo sexual. Aunque numerosos médicos y farmacólogos lo ponen en duda y no está demostrado científicamente; no hay pruebas de que el desorden de deseo sexual hipoactivo sea una condición médica y quizá esta falta de deseo es un típico ejemplo de un problema patrocinado por la industria y preparar el mercado para un tratamiento específico… ¿Será que inventan una enfermedad para vender libido?… ¿Una técnica de márketing en la que las compañías desarrollan las enfermedades al mismo tiempo que las medicinas?

Llega la Viagra para ellas...

Por otra parte se ha alertado también sobre los efectos secundarios como posibles desmayos, disminución de la presión arterial, riesgos que aumentan con el consumo de alcohol y con el uso de otros medicamentos que interfieren con la descomposición de la flibanserina en el organismo.

El caso es que se a aprobado ya en Estados Unidos y asociaciones feministas como la Organización Nacional para las Mujeres (NOW), celebran y aplauden esta decisión al aprobar el primer tratamiento médico para esa espinita que tienen muchas mujeres como es el de la perdida del apetito sexual y causa de angustia, depresión, ansiedad y que a pesar de los efectos secundarios que quizá puedan ocasionar, miles de mujeres anteponen lo que sea con tal de tener esa seguridad en su vida de pareja en el ámbito sexual.

Esperemos que esto no sea una mezcla solo de política, ciencia y dinero y que sea un verdadero tratamiento beneficioso y efectivo para estas disfunciones sexuales femeninas.