Levantarte por la mañana, ir a la cocina a hacerte el café y encontrarte esto… sería el hombre más feliz del mundo.