,

HOT

Follando de excursión

Os juro que no se me pasó en ningún momento por la cabeza follar en tales circunstancias

Cuatro días de acampada. En medio del monte. Una buena forma de desconectar. Seriamos unas veinte personas. No nos conocíamos todos.
La idea se le ocurrió a Jose, mi amigo del pub, en una de esas conversaciones con la última cerveza del sábado noche, con el local ya cerrado. Solíamos quedarnos dentro, con las persianas bajadas y charlar un ratito antes de retirarnos a sobarla. Y en una de esas conversaciones, surgió la idea de organizar algo para quitarnos un poco de stress y desconectar durante unos días del trabajo y la noche.

Consistía en juntarnos un grupito de siete u ocho amigos y cada uno debería de invitar a otros dos o tres más, que los demás no tenían que conocer; de esa forma, haríamos nuevas amistades y ampliaríamos nuestro círculo social.
Pues eso… quince días más tarde, después de dos horas de tren y una caminata de otras tantas; cargados con mochilas, tiendas y neveras, nos encontrábamos ya en medio de un bancal, a pocos metros de la cima de una montaña, frente al mar.

Ya se habían hecho todas las presentaciones en la estación del tren. Podía recordar algún nombre; pero evidentemente, no todos. Eramos solo tres parejas, una de ellas, Rober y yo; los demás chicos y chicas estaban sin compromiso y con evidentes ganas de pillar algo.
Montamos las tiendas, organizamos la comida, adecentamos un huequecito entre las tiendas para la hoguerita de por las noches y comenzamos directamente con las primeras cervecitas y las primeras risas.

A partir de ahí, nada especial fuera de una acampada. Un grupito se marchó de exploración, otro se dedicó a preparar la comida y yo me puse a tomar el sol… más tarde, la cena… más cervecita… el típico tío pesao de la guitarra, el capullo de los bongos y… llegó la hora irse a dormir.

Había que repartirse en las tiendas y como es normal, las parejas querían dormir juntas. Pero no había tiendas para todos, así es que dormir solos y juntos Rober y yo, no iba a ser posible. Lo echamos a suertes. A Rober y a mí nos tocó la misma tienda, compartida con dos chicas que habíamos conocido ese mismo día. Creo recordar que una se llamaba Nieves y la otra… mmm… no recuerdo…

No era demasiado tarde cuando nos fuimos todos a dormir, prácticamente al mismo tiempo. Estábamos reventados del viaje y la caminata. Nos metimos los cuatro en la tienda. La verdad es que no era una situación muy cómoda; la tienda era bastante pequeña y solo había un saco de dormir, de los grandes, para los cuatro; además, hacia algo de frio…
Nos metimos los cuatro dentro del saco, vestidos, y la verdad es que era una situación algo violenta; porque además, estas dos chicas no eran muy simpáticas que digamos. Se notaba demasiado que tampoco estaban cómodas con la situación y lo de arrimarse les daba un poco de grima.

Os juro que no se me pasó en ningún momento por la cabeza follar en tales circunstancias, pero joder… soy Zazel…
Hacia un frio de narices, teníamos cada uno una tía al lado, dándonos la espalda, intentando no rozarnos, pero sin poder evitar que en algún momentos sus culos tocaran los nuestros; así es que Rober y yo, optamos por apretarnos el uno contra el otro, cada vez más.
Somos los dos demasiado calentitos… Empezamos a restregarnos muy despacio, con ligeros movimientos serpenteantes enlazando nuestras piernas. Al momento, nuestras manos ya se empezaron a colar por debajo de nuestra ropa. Diosss!!… No puedo soportar cuando me pellizcan los pezones… es mi interruptor de sexo desbocado y loco.

En el mismo momento que Rober dió con mis pezones, yo di con su polla, que ya estaba dura… muy dura.
Se quitó los pantalones dentro del saco y yo hice lo mismo con los mios, quedándonos solo con las camisetas. Seguimos manoseándonos, apretujándonos el culo, rozándonos los pechos, entrelazando los muslos… besándonos… Aprovechábamos al máximo el poquito espacio del que disponíamos dentro del saco, entre las dos chicas… ¿dormidas?… joder… nos habíamos olvidado completamente de ellas.

Paramos un momento y las observamos. Parecían dormidas, aunque tenían los ojos cerrados con demasiada fuerza. Nos quedamos un ratito mirándolas y no se movían lo más mínimo…¿respiraban?… Era evidente que se estaban haciendo las dormidas. Cojonudo. Eso significaba que no iban a decidirse a decirnos nada; así es que… a seguir follando.

Le dí la espalda a Rober y le arrimé el culito. Me colocó su polla en el chochito, entre los labios y la restregaba despacito haciendo que mi coño estuviera cada vez mas mojado, e hiciera un ruidito tipo chof…chof… Me tragaba los gemidos para no hacer ruido, pero no pude evitar un ufff!!! que resonó en toda la montaña, cuando me metió la polla hasta el fondo. La sacaba y la metía suavemente mientras yo me deshacía y me mordía los labios para no chillar de placer… porque estaba, nunca mejor dicho, “a caldo”, hasta que ya no pude mas y me corrí, tragándome los pocos gemidos que pude.

Un segundo después el silencio era espectacular. A la mañana siguiente nos despertamos los cuatro prácticamente al mismo tiempo.
Las dos chicas no mostraron sorpresa cuando nos vieron salir desnudos del saco. Rápidamente cogieron su neceser, las toallas y salieron de la tienda.

Cuando nos juntamos todos para el desayuno, algunos no podían disimular que estaban al corriente de la folladita de Zazel y Rober, esos pervertidos… jajaja, se notaba en las miradas.
La noche siguiente, las dos chicas no quisieron dormir con nosotros. Se acoplaron en otra tienda; pero nadie se intercambio por ellas y nosotros, nos encontramos con la tienda para nosotros solos… y todavía quedaban tres días de acampada.
Aquella noche no hizo falta ahogar mis gemídos, ni al día siguiente, ni por la mañana, ni por la tarde . Fueron tres días follando y tomando el sol… No hicimos nuevos amigos, ni nos volvieron a invitar a otra excursión pero… ¡¡Y lo que disfrutamos!!

Vótame!

4 points
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrito por Zazel Paradise

Madurita cachonda, Actriz Porno y WebCamer. Premio NINFA Primera Línea 2013 a Mejor Web Personal y Erotic Cam Award a Best Solo Site. Nominada cuatro años consecutivos como Mejor Webcamer en los Premios NINFA Primera Línea 2013, 1014, 2015 y 2016 y como Mejor Actriz MILF en 2016. Colaboradora en Shibari Productions.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.