Pues sí… ahora es cuando corres la mampara de la ducha y te encuentras a Abby jugando con el chorrito, mojada, con el culo en pompa y el coñito abierto… sobran las palabras…