A nuestra rusa de hoy le encanta el sexo muy duro. No le importa incluso una doble penetración vaginal ayudándose él de una buena polla de plástico negra, o tampoco le importa a ella que le revienten bien el culo mientras le meten la dicha polla de plástico por el coño. Lo suyo es la doble penetración.