Sol se paseó por la costa levantina desnuda y pajeándose constantemente. En un rato de intimidad con su chico, decidieron darse un chapuzón y pajearse en el agua, grabándolo todo con una cámara submarina. Después del pajote submarino, deciden salir y seguir pajeándose en la playa rodeados de gente. Abierta de piernas y con el coño muy caliente, la rajita de Sol se moja y se da cuenta que los mirones cada vez están mas cerca e inevitablemente sus ganas por comer pollas crecen y crecen. Manda a su chico a por unos refrescos y aprovecha para follarse al pivoncito de al lado mientras 7 tíos se pajean y babean mirando como le destroza un buen rabo.

video

Descárgate el Vídeo Completo en HD…