No sabía que Idoia era tan guarrilla. Me he quedado sorprendida con esta sesión. Es toda una fantasía llenarse de crema, embadurnarse el cuerpo completamente, rebozarse con ella. Idoia va más allá y la aprovecha para meterse la mano hasta al fondo.