Nuestra amiga Raquel tiene un método infalible para no tener que pagar una factura. En esta ocasión, se le estropeó el frigorífico y llamó al técnico. Mientras el técnico llegaba, se dedicó a hacerse un dedito para excitarse, ponerse los pezones duros y dejar un ligero olor a chichi en el ambiente. El técnico nada más llegar y ver como tiene Raquel los pezones, comienza a ponerse nervioso; pero hay que hacer el trabajo. Cuando llega la hora de la factura, al técnico ya le dá igual cobrar en euros o en carne.

video

Descárgate el Vídeo Completo en HD…