Beber Champagne no tiene porque ser un acto estirado y aburrido reservado solo para ocasiones especiales. Esta pareja sabe como hacerlo de forma divertida y muy gratificante para ambos, convirtiendo un simple acto social en una fiesta íntima que puede durar todo lo que uno quiera sin aburrirse lo más mínimo.