Siempre me han dado mucho morbo los collares. Sobre todo, sobre un cuerpo completamente desnudo. Quizás sea uno de mis fetiches. Desde luego, con estas fotos me he puesto a cien.