Sin querer, me ha salido un pareado… jajaja… pero bendita sea esa brisa veraniega que nos regala estos momentos inolvidables y hermosos…