A la hermana Ana Botieso no le importa encerrarse en la soledad de su claustro para soportar la cruz que le ha tocado llevar… hasta vibra… jajaja…