Dos amigos toman algo en la terraza de un bar, y la camarera es una tremenda rubia sexy, después de tontear con ella un rato ella decide tomarse algo con los dos cuando acaba y el turno y la convencen para ir a casa de ellos ya que la camarera tiene unas ganas de polla impresionantes. Ni ellos ni ella desaprovechan la oportunidad para pegar una follada de campeonato.